COMUNICACIONESDESTACADAS

Decisión de lanzar plan nacional de banda ancha enfocará cierre de la brecha digital

Santo Domingo, RD.- La decisión del Estado de lanzar un plan nacional para impulsar la red de banda ancha como alternativa de desarrollo, no solo coloca a la República Dominicana en la vorágine de la ruta de la “edad de oro” del estándar 5G, sino que enfocará con esta iniciativa el cierre de la brecha digital, impactará a millones de usuarios del servicio de Internet y creará las condiciones para atraer nuevos negocios en el sector de las telecomunicaciones del país.

Con el anuncio del presidente Luis Abinader en una intervención hecha desde el Palacio Nacional se marcó, asimismo, el inicio de un proceso revolucionario que ha sacudido a todo el sector, ya que implicará relanzar las inversiones y readecuar el marco legal y tecnológico en que se desenvuelve esta importante área de la economía nacional.

En la actividad realizada desde el centro del poder del país, Abinader puso sobre el tapete mediante el decreto número 539-20, que “la brecha digital es uno de los mayores desafíos que enfrenta la República Dominicana”. Entiende el mandatario que la existencia de esa brecha “pone en evidencia la existente e inaceptable desigualdad de oportunidades entre los usuarios y usuarias conectados y no conectados; obstáculos que se deben enfrentar para cerrar y eliminar la brecha digital”.

Deploró el jefe de Estado en este decreto el hecho de que todavía se registre, en pleno siglo XXI, “la existencia de zonas del país desprovistas de la infraestructura necesaria para facilitar la cobertura en condiciones de calidad y a mejores precios, así como el desarrollo de las habilidades y los conocimientos necesarios para el aprovechamiento de las tecnologías digitales por toda la sociedad”.

Estableció como prioridad “habilitar la banda de 700 MHz” y dispuso, asimismo, la canalización de este valioso recurso para que se pueda utilizar y ser aprovechada por servicios móviles de quinta generación (5G) al tiempo que se garantice, de forma eficiente, “una cobertura a nivel nacional de esta tecnología y mejorar consigo el acceso, la calidad y asequibilidad de los servicios de Internet de banda ancha”.

Destacó sobre la necesidad de la implementación de la televisión digital para lograr un correcto uso del espectro radioeléctrico. La televisión digital está pauta para el año 2021, pero que en este caso se recomienda, sin embargo, realizar una hoja de ruta para que este esfuerzo se lleve a cabo “de manera definitiva en el 2022”.

Lo planteado por el jefe del Estado implica un reto a la voluntad política del nuevo gobierno. Conlleva, por tanto, un esfuerzo inaudito de inversiones que deberán hacerse no solo por parte del Estado sino, además, de nuevos inversionistas y, obviamente, de los actuales operantes del sector, los cuales han comenzado a hacer aflorar sus esfuerzos para mantener el sistema en el posicionamiento que tiene en estos momentos.

Se estima como “muy cuantiosa” la inversión que hay que hacer en banda ancha y que incluso podría desbordar la capacidad del Estado, pero la experiencia dice que esta deja sus frutos en el desarrollo sostenible de las naciones.

La magnitud de las inversiones en banda ancha la determinará el mercado y la voluntad de las nuevas autoridades, las cuales deberán decidir entre si siguen la aplicación del modelo de Corea del Sur, que implicó un vuelco total de los recursos del Estado para impulsar las nuevas tecnologías –permitiendo a esa nación asiática cimentarse en los pilares del desarrollo tecnológico a nivel mundial– o si nos decidimos a implementar nuestro propio modelo caribeño.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Cerrar