OPINION

Gobierno dejó hoyo fiscal y pandemia lo agrava

Ramón Nuñez

En agosto de 2012, cuando concluyó el gobierno del Dr. Leonel Fernández, la deuda total del Sector Público no Financiero (SPNF) era de US$19,296.4 millones, equivalente al 31.8% del PIB, de 2004 a 2012 la deuda apenas aumentó 3.6 puntos porcentuales a pesar del choque de los precios y la crisis financiera global.

La composición de la deuda externa por acreedores era la adecuada, la multilateral y la bilateral(a plazos mayores y menores tasas de interés) representaban el 78.8% de la deuda externa total, mientras los bonos soberanos representaban el 19.3% de la deuda.

La administración de Danilo Medina en su segundo periodo tuvo el mejor escenario internacional para impulsar el Pacto Fiscal, sin embargo apostaron a una mejoría de las recaudaciones con tal suerte que nunca superaron el 14% del PIB, obviamente que razones políticas y reeleccionistas pesaron para dejar ese tema quieto y seguir endeudándose sin controles.

En febrero de este 2020 la deuda del SPNF alcanzó el monto de US$38,381.4 millones (se duplicó en relación agosto de 2012), equivalente al 41.8% del PIB. Lo más grave fue el cambio en la composición de la deuda por acreedores, pues la multilateral y la bilateral ahora representa el 26.3% de la deuda externa total y los bonos soberanos el 73.7% de la deuda total.

En 2012 los bonos soberanos acendieron a US$2,466.6, mientras el gobierno de Danilo Medina en ocho años colocó bonos por un monto de US$16,527.3 millones para llevarlos a US$18,993.9 millones. ¿En que se invirtieron esos recursos? ¿Cuánto se tragó la corrupción?

Ese alto nivel de endeudamiento obligaba a cualquier nueva administración emprender inmediatamente el Pacto Fiscal para incrementar las recaudaciones, tener capacidad para reducir la brecha social, garantizar la sostenibilidad de la deuda pública y reducir gradualmente la deuda del Banco central, sin embargo el Covid 19, el desplome de la economía y la crisis social obligaron al gobierno de Danilo Medina a incrementar la deuda, lamentablemente no sabemos cuánto se fue en corrupción y en la campaña.

Luis Abinader asume enfrentando la pandemia sanitaria, la económica y la social; en ese escenario no hay otra que buscar financiamiento para cubrir el déficit, mantener los subsidios, enfrentar la parte sanitaria y tratar de estimular la economía.

Para tener una idea de las magnitudes en juego, en el presupuesto para este año el déficit estimado era de RD$110.3 miles de millones, equivalente al 2.4% del PIB del 2019(en lo adelante nos referirnos a ese PIB porque el de este año es una incógnita), las necesidades de financiamiento ascendían a RD$246.3 miles de millones, equivalente al 5.4% del PIB. Esas cifras eran grandes.

El presupuesto complementario aprobado en la gestión de Medina contempló un déficit de RD$233.6 miles de millones, equivalente al 5.1% del PIB y las necesidades de financiamiento a RD$397.2 miles de millones, equivalentes al 8.7% del PIB.

Ahora el Presidente Luis Abinader sometió otro complementario que eleva el déficit a RD$421.3 miles de millones, equivalente al 9.2% del PIB, y necesidades de financiento por un monto de RD$599.2 miles de millones, equivalente al 13.2% del PIB.

El nivel de deuda era muy alto antes de la pandemia, los efectos de esta, al igual que a todos los países, los obligará a incrementar dramáticamente el endeudamiento; de nuevo la principal prioridad, tan pronto se recupere la economía, será el pacto Fiscal para evitar una crisis de deuda, crisis económica y ajustes a las mayorías.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Cerrar