DESTACADASELECTRICIDAD

Punta Catalina no pasó prueba dice técnico contratista

El retrasos y muchos escándalos por denuncias de corrupción, entraron en operación las unidades uno y dos de la Central Eléctrica Punta Catalina, acompañadas a su lado de una creciente montaña de cenizas que cuestiona la promesa oficial de que la obra generaría bonos verdes.

Una historia agitada y amplia por las denuncias de corrupción, y marcada por los conflictos entre el Gobierno dominicano y la empresa constructora, que se zanjó en marzo del presente año, iniciando en el territorio nacional la pandemia del COVID-19. El acuerdo significó para el país un pago adicional ascendente a US$395.5 millones, para dejar atrás la demanda en su contra en una corte de arbitraje internacional.

Y en el presente,las dos unidades de la Central Punta Catalina están en operación. Según los reportes del Organismo Coordinador, al 30 de junio del presente año tanto la unidad uno, como la dos, estaban operando, cada una con una generación de 365 MW. Un total de 730 MW.

Sin embargo, por la forma en que iniciaron las operaciones de la Central Punta Catalina, tampoco se cumplieron con rigor las etapas predeterminadas para garantizar su correcto funcionamiento, de acuerdo con un informe de la firma Serafín Canario y Asociados SRL, empresa contratista.Una propuesta inapropiada

En un video de la cuenta de la Central Punta Catalina en YouTube, colocado el 10 de junio pasado, Jamie Aristy Escuder presenta a Rubén Cotes, al que describe como un técnico con mucha experiencia en el Organismo Coordinador y “que ahora es parte del equipo de la Central Termoeléctrica Punta Catalina”, en el área de la dirección comercial.

El empleado de la Central de Punta Catalina, explica que la prueba VEROPE surgen a partir del año 2010, por una necesidad que tenía el sector en ese momento de determinar “cuál era el verdadero mínimo técnico (potencia) de la central”.

Y que es a partir de esa necesidad que nace el proyecto VEROPE, con lo que se buscaba determinar cuáles son los tiempos mínimos de paradas y de arranque, la potencia mínima técnica, “entre otras variables de tiempos” de la generadora.

La idea es conocer, en los casos de que una unidad de la Central salga de línea, qué tiempo le llevaría en reingresar nuevamente, según Cotes.

Conforme el comunicado, el Grupo Canario le comunica a la CDEEE que la oferta de pago propuestas, por trabajo no realizado “viola lo establecido en la sección 8.1.4 del Contrato y de la Ley 340-06 sobre Compras y Contrataciones de Bienes, Servicios, Obras y Concesiones y Su Reglamento de Aplicación, el Decreto 543-12”.

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Cerrar