OPINION

Las crisis globales requieren respuestas globales

Por Hugo Martínez, Consultor Internacional, ex canciller de El Salvador

El Novel Coronavirus se ha diseminado por el mundo de manera exponencial mostrando un fenómeno de contagio global nunca  antes visto en la historia y dejando al descubierto que no respeta fronteras, edades ni condiciones.

Es claro también que mientras no se logre avanzar en el combate del virus garantizando principalmente la  inmunidad de nuestra población, las medidas de distanciamiento social ( que debería ser nombrado distanciamiento físico) resultan ser uno de los componentes más efectivos en esta batalla.

Sin embrago estas medidas no deben ser interpretadas bajo ninguna circunstancia como  un aval para dar la espalda a la solidaridad y la cooperación internacional; al contrario, las características y dimensiones de esta crisis demandan que estos dos componentes  esenciales en las relaciones internacionales, sean afianzados hoy más que nunca. Ahora se requiere -más que en otros casos- que se comparta información sobre el virus, los tratamientos, las vacunas que se están experimentando, los médicos que combatieron la enfermedad en primera línea y que lograron contribuir a su control; es decir, las naciones deben actuar de manera conjunta si queremos dejar atrás esta situación lo antes posible.

En ese contexto es importante remarcar que hay gobiernos  enviando médicos e insumos a los lugares más afectados pero también hay otros  que buscan prohibir la exportación de insumos básicos; de la misma forma hemos visto gobiernos preocupados por llevar a casa a los compatriotas que están varados alrededor del mundo pero también hemos visto a otros que lamentablemente les han dejado solos.

El gobierno de República Dominicana tiene muy claro que es necesario profundizar en la solidaridad y cooperación, por eso, al tiempo que está haciendo esfuerzos encomiables para enfrentar el virus en el campo nacional, también  promueve una respuesta regional y global.

Dicha nación ha participado en los esfuerzos conjuntos de la región centroamericana para obtener  cantidades importantes de materiales e insumos médicos, por ejemplo, 182,000 kits de pruebas se han distribuido en las diferentes naciones. Estos resultados tienen un antecedente en el mecanismo de compras conjuntas de medicamentos que se viene trabajando desde hace algunos años en el Sistema de Integración Centroamericana en el cual también ha asumido roles de liderazgo.

Pero quizás la responsabilidad más importante que República Dominicana ostenta en este momento es la presidencia del Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas y desde allí, congruente con su tradición multilateralista, está buscando una respuesta global a la pandemia.

En una reunión histórica de dicho organismo, realizada el 9 de abril, el Canciller Miguel Vargas manifestó lo siguiente: “La gente muere y países enteros están siendo devastados. El mundo está asustado y espera una respuesta enérgica y coordinada de sus líderes; al mismo tiempo  urgió a que dicha respuesta ponga en el centro a los pueblos de los países integrantes del Sistema de Naciones Unidas afirmando que “Tanto desde una perspectiva de salud pública como de desarrollo, es imperativo que incluyamos a los más débiles y vulnerables”.

Y es precisamente en la dirección de lograr esa respuesta enérgica y coordinada que deben dirigirse los esfuerzos de todas las naciones, no hay tiempo que perder en retóricas que hacen aflorar disputas históricas, cada minuto que perdemos lo gana el virus expandiéndose. Por eso la única opción es unirnos, poner por encima de todo nuestro interés supremo: la vida humana en el planeta.

En el ámbito centroamericano es fundamental que se ejecuten los acuerdos tomados en la reunión virtual de presidentes del 12 de marzo 2020 y que derivaron en el Plan de Contingencia Regional, pero también deben seguir las coordinaciones en función de generar más resultados concretos para la población.

A escala global es indispensable que todas las naciones, principalmente las de Latinoamérica, respaldemos ese trabajo que se realiza desde la presidencia del Consejo de Seguridad, desde la Organización Mundial de la Salud y desde otras instancias globales para garantizar que actuemos unidos como un solo genero, como una sola civilización antes de que sea demasiado tarde.

Por Hugo Martínez, Consultor Internacional, ex canciller de El Salvador

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Cerrar