DESTACADASINDUSTRIA Y COMERCIO

Sastres confeccionan mascarillas para sustentarse ante COVID-19.

Santo Domingo, RD.- Ángel González, toda su vida, ha sido sastre. Desde muy joven la costura es su medio de sustento. Desde que se estableció en el distrito municipal Villa Sombrero, provincia Peravia, hace cerca de 27 años, su sastrería ha sido su único medio de ingresos.
Al principio el negocio era próspero, Ángel se convirtió en un reconocido sastre de la zona. Pero con el pasar de los años fue decayendo, debido al auge de las pacas y otros negocios que permiten conseguir ropa con facilidad. La gente ya casi no manda a hacer ropa a la medida.
“La sastrería ha caído bastante, porque tú sabes que ahora traen muchas pacas de fuera y aparece mucha ropa barata y buena. Uno lo que vive mayormente es arreglando ropas, pero eso no es factible”, confirmó.
Además, la decadencia de las sastrerías ha sido tan significativa, que Ángel ha llegado a pensar que los sastres van a desaparecer.
Siempre se reinventa  
Por otro lado, Ángel explica que, a pesar de esta situación, él siempre trata de innovar porque le gusta su oficio y se resiste a dejar caer su negocio. Por eso cuando comenzó el “boom” de las chacabanas, él aprendió a hacerlas, aunque su fuerte siempre ha sido la confección de uniformes, pantalones, camisas normales, entre otras prendas de vestir.
Asimismo y ante la propagación de la pandemia provocada por el más reciente coronavirus, COVID-19, que obliga a la gente a usar mascarillas, Ángel vio una nueva oportunidad y de inmediato, buscó la forma de aprender a hacer esta prenda que por lo visto, será un atuendo que la gente tendrá que usar por mucho tiempo.
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Cerrar